Mareos y desmayos en el embarazo

Publicado el abril 24, 2012 con Sin Comentarios

¿Es normal tener mareos y desmayos durante el embarazo?

Durante el embarazo, además de los cambios fisicos asociados, es normal que haya muchos cambios en el funcionamiento de casi todos los órganos y sistemas del cuerpo. Hasta que tu cuerpo se acostumbre a ellos, es normal que te sientas diferente, algo aturdida o mareada. Si tu cuerpo no se adapta a estos cambios, es probable que sientas mareos y hasta incluso tener desmayos (pérdida de conocimiento). También es normal luego de un mareo, sentir debilidad corporal, empalidecer y a veces sentir temblores u hormigueos en las manos.
La causa más común de todo esto son los cambios en el sistema cardiovascular, ya que en los primeros meses de gestación la presión arterial desciende (hipotensión arterial), hay taquicardia (aumento de la frecuencia cardíaca) y además el corazón bombea con más fuerza.
Esto se debe a que durante los primeros meses del embarazo, los cambios hormonales producen una disminución importante en la presión arterial, pero luego de los primeros 4 meses, esta presión tiende a normalizarse.
El desmayo o síncope es una forma refleja de protección del suministro de oxígeno al cerebro, ya que después de que la persona cae, la posición horizontal que mantiene durante el desmayo normaliza el flujo sanguíneo cerebral.

¿Cuáles son las causas?

Los mareos generalmente están asociados a los cambios físicos del embarazo, a los que de a poco vas a acostumbrarte, como por ejemplo la taquicardia. Pero en el caso del desmayo las causas pueden ser varias, por eso es bueno conocerlas para poder prevenirlo.

• Hipotensión ortostática

La hipotensión ortostática es el descenso de la presión arterial que se produce por los cambios de posición de sentada a parada o de acostada a parada. Esto sucede con mayor frecuencia cuando se realizan movimientos rápidos, por ejemplo al levantarte de la cama en la mañana. De hecho son muy comunes este tipo de mareos llamados “mareos matinales”. Son más frecuentes durante los 3 primeros meses de gestación, aunque hay mujeres que los presentan a lo largo de todo el embarazo.
Tu médico te tomará la presión arterial sólo en las revisiones prenatales (una vez al mes durante los primeros siete meses y cada semana en la última etapa de la gestación). Si la tensión es demasiado baja (hipotensión) o alta (hipertensión), tu médico te indicará el tratamiento adecuado.

• Síncope vagal

Es consecuencia de la estimulación del nervio vago, también denominado neumogástrico, que nace a nivel cerebral e inerva la faringe, esófago, laringe, traquea, bronquios, corazón, estómago e hígado. Una emoción muy fuerte o una compresión de este nervio puede causar una brusco descenso de la frecuencia cardíaca y la presión arterial, causando una lipotimia o desmayo, a veces asociado con sintomas digestivos como náuseas, vómitos o salivación.

• Estrés emocional

El estrés emocional también puede provocar mareos. El embarazo trae asociado cambios físicos en la mamá y cambios emocionales, ya que la rutina de la mujer se ve afectada. Puede suceder que no tengas el mismo rendimiento y que las tareas cotidianas te exijan más tiempo y mayor descanso.

• Dieta

La dieta es muy importante para llevar un embarazo sano. En casos de ayunos o deshidratación la mujer puede sentir mareos.

• Enfermedades previas

Algunos enfermedades previas al embarazo pueden inducir el mareo, como por ejemplo la diabetes o hipoglucemia. Debes hacer controles con tu médico sobre el nivel de azúcar en sangre para evitar recaídas.

• Levantarse con rapidez

Debes tener cuidado al levantarte rápidamente de la cama o de un asiento, ya que luego de estar un tiempo largo en reposo, la sangre se acumula en los pies y no regresa con eficiencia al corazón, por lo que la presión arterial puede disminuir y en consecuencia desmayarte.

• Hiperventilación

La mujer puede llegar a respirar de forma agitada y superficial durante la activadad física o en momentos de ansiedad. Esto se conoce como hiperventilación y está asociada a mareos. Por esta razón se recomiendan ejercicios tranquilos y no exigentes.

• Lugares poco ventilados

El calor y los espacios cerrados o con mucha gente (ya sea en el trabajo o en el transporte público), están menos oxigenados. Esto puede provocar una vasodilatación en la piel, lo que genera una descenso en la presión arterial y causar sensación de ahogo y mareos. Trata siempre de circular en lugares abiertos y si no te sientes bien, avisa para que puedan ayudarte.

• Actividades físicas exigentes

Si vas a realizar actividad física consulta a tu médico sobre qué actividades puedes realizar, ya que un esfuerzo excesivo puede provocar mareos acompañados por palpitaciones, visión borrosa o dolores de cabeza intensos. El desmayo durante la práctica de ejercicios puede estar asociado a deshidratación y a un déficit de oxígeno a nivel cerebral.

¿Qué puedo hacer para prevenir esta situación?

Es común que te gobierne la ansiedad y los nervios en una situación de desmayo o lipotimia , por eso aquí van algunos consejos para prevenirlos.

• Elige una dieta saludable

En un embarazo es muy importante una dieta variada. Además debes comer varias veces al día para evitar un ayuno prolongado que también es causa de estos síntomas.
Es bueno evitar las grasas, fritos o comidas muy picantes, como también evitar el consumo de alcohol y cafeína.

• Levántate lentamente

Para no sufrir los mareos matinales puedes llevar algún caramelo o galletitas saladas a tu mesita de luz, por si a la noche despiertas y sientes hambre. Recuerda que siempre debes levantarte despacio si has estado mucho tiempo en reposo.

• Mantente hidratada

Debes prestarle atención a tu hidratación. Lo recomendable es beber entre 10 y 12 vasos de agua al día o jugo de frutas o infusiones durante la mañana y la tarde.

• Descansa y recuéstate en posiciones adecuadas

Aprovecha los recreos, ya sea en casa o en el trabajo, para recostarte y descansar. Puedes colocar un almohadón sobre un asiento o en la cama para apoyar los pies y mantenerlos elevados con comodidad. Cuando estés recostada en la cama o en un sillón, trata de evitar recostarte sobre la espalda. Recuéstate de costado, ya que si lo haces de espalda, la vena cava inferior puede ser comprimida por el útero e impedir parcialmente la circulación sanguínea, causando sofocos, falta de aire y taquicardia. Lo mejor es que te recuestes del lado izquierdo ya que aumentará el flujo de sangre al corazón y al cerebro.

• Evita los movimientos bruscos

Trata de no realizar movimientos bruscos o repentinos al levantarte o si estás haciendo ejercicio. Si has permanecido sentada por mucho tiempo, prueba primero con movilizar los pies para recuperar la circulación en las piernas y si estuviste recostada, mantén las piernas colgando al costado de la cama y luego incorpórate despacio.

• Toma aire fresco

Aprovecha los momentos libres para salir y tomar aire fresco. Evita los sitios donde haya mucha gente y los lugares calurosos ya que puedes sofocarte. Tampoco debes exponerte al sol por períodos prolongados.

¿Qué puedo hacer si siento que voy a desmayarme?

Pide ayuda y avisa inmediatamente a alguien cercano. Si sientes que vas a desmayarte, pide que te ayuden a recostar y a elevar los pies. También puedes sentarte inclinando la cabeza hacia adelante y avisa que te sostengan para que no te golpees en el caso de que te desmayes.Siempre priorisa sentarte y agarrarte de algo.
Luego de que haya pasado el episodio no ingieras nada hasta que sientas que te hayas repuesto totalmente. Es normal que luego del desmayo sientas escalofríos o comiences temblar, por eso es recomendable que te abrigues o pidas abrigo.
También es aconsejable refrescar las muñecas, la nuca y la frente con un paño húmedo.

¿Cuándo debería preocuparme?

Cuando los mareos son frecuentes y vienen acompañados por desmayos ya dejan de ser algo normal. Lo recomendable es que consultes a tu médico para que él pueda realizar algunos estudios y saber con precisión cuáles pueden ser las causas.
Si sólo tienes mareos, debes prestar atención si aparecen fuertes dolores de cabeza, palpitaciones, visión borrosa o pérdidas de sensibilidad una vez que pasen. En la consulta con tu médico, debes comentarle estos síntomas ya que pueden ser síntomas de algún problema en tu embarazo y esta información puede ayudar al profesional a dar un diagnóstico más preciso. Asimismo, tu médico te hará algunas preguntas de rutina para detectar las causas del síncope. También podría solicitar estudios complementarios como electrocardiograma para detectar posibles problemas cardíacos y análisis de sangre para conocer los niveles de azúcar (glucemia) para descartar una anemia.

Escrito por . Publicado en Futura Mama, Sintomas del Embarazo, Sintomas del Embarazo y Cambios Emocionales

Tagged: , , , ,

Sin Comentarios

Actualmente no hay comentarios sobre Mareos y desmayos en el embarazo. Tal vez le gustaría agregar uno de los tuyos?

Deja tu comentario