Donación y Recepción de ovocitos

Publicado el abril 22, 2012 con Sin Comentarios

Donación de ovocitos

La donación de óvulos  hace posible el milagro de la vida en mujeres que de otra manera no podrían tener hijos. 
donacion ovocitos

La donante entrega sus óvulos, que se unirán con los espermatozoides, y los embriones resultantes de esa unión  se transferirán a la receptora, que verá así cumplido su deseo gracias a la ayuda anónima y desinteresada de otra mujer.

Serán candidatas al programa de donación ovocitaria cuatro grupos de mujeres:

1. Mujeres con fallo ovárico sin menstruaciones espontáneas por menopausia, fallo ovárico precoz o cirugía ovárica.

Se considera fallo ovárico primario cuando la menstruación no se llega a producir en la pubertad y fallo ovárico prematuro cuando la ausencia de función ovárica se produce antes de los 40 años, con menstruaciones que comienzan a ser irregulares hasta que terminan por desaparecer. Entre las causas que los producen se encuentran factores como los hereditarios, haber sufrido procesos infecciosos, haber estado sometida a quimioterapia o radioterapia, etc.

2. Mujeres con función ovárica que no puedan utilizar sus propios ovocitos

Por mala calidad de los mismos, por enfermedades hereditarias transmisibles a la descendencia que no puedan ser detectadas por técnicas de Diagnóstico Genético Preimplantacional. Es conveniente por tanto realizar un consejo preconcepcional para dilucidar las posibilidades de transmisión a la descendencia, de enfermedades autosómicas, cromosómicas, o aquellas ligadas al sexo como puede ser la hemofilia.

3.  Mujeres con fallos repetidos en fecundación in vitro:
  • Bajas respondedoras: que no responden a la estimulación ovárica.
  • Fallo de fecundación en repetidas ocasiones con ICSI.
  • Fallo repetido de implantación de los embriones (fallo de gestación repetido).
4.  Otros casos en los que se recomienda la recepción de óvulos donados son:

Cuando la mujer tiene ovarios inaccesibles para la obtención de ovocitos, si ha sufrido abortos de repetición, al observar alteraciones cromosómicas en la mujer o los embriones, mujeres mayores de 40 años con probabilidad de gestación muy reducida o alto riesgo de Síndrome de Down.

¿Qué deben aportar las mujeres o parejas que desean ser receptoras de ovocitos?

Preguntas frecuentes que se hacen los receptores de Gemtos:

  • Historial médico y ginecológico previo.
  • Informe de tratamientos previos en otros centros.
  • Serologías actualizadas de hepatitis B y C, sífilis y Sida de ambos
  • Grupos sanguíneos y RH de ambos cónyuges.
  • Rellenar y firmar la solicitud y consentimiento informado de fecundación in vitro con donación de ovocitos.
¿Es habitual? ¿Somos los únicos?

Cuando una pareja tiene que recurrir a tratamientos de reproducción asistida para conseguir un embarazo, a menudo tiene una sensación de exclusividad importante. Dentro de una sociedad aparentemente fértil donde todos sus amigos y familiares tienen hijos sin ninguna dificultad, se sienten “raros” por no poder concebir un hijo de forma natural. Con frecuencia aseguran sentir cierto alivio cuando vienen a la clínica de reproducción asistida y ven que en la sala de espera hay otras muchas parejas como ellos. No son los únicos.

En los últimos años un número elevado de niños han sido concebidos mediante las llamadas nuevas técnicas de reproducción. Se calcula que en España, desde que nació la primera niña mediante una Fecundación in Vitro, han nacido más de 60.000 niños mediante estas técnicas.

Si tenemos en cuenta que la Inseminación Artificial con gametos propios y con gametos donados ya existía anteriormente, podemos calcular que el número de niños concebidos “de otra manera” es muy superior a estas cifras. En la actualidad, se calcula que entre un 12-18% de los niños nacidos en hospitales españoles han venido al mundo gracias a estas técnicas.
Si nos centramos en el tema de la donación, en la actualidad entre un 30 y un 40%  de los ciclos que se realizan en nuestras clínicas, son con donación de gametos.

Ante la situación en la que se encuentra la pareja que se plantea la donación, generalmente caben tres opciones: vida sin hijos, adopción o donación de gametos. Ciertamente, llegar a estas opciones conlleva un gran sufrimiento y pérdida, ya que supone prescindir de tener hijos biológicos con gametos propios. Es bueno que la pareja piense y reflexione sobre qué opción es la mejor para su caso.

También es de vital importancia el apoyo social-familiar con el que cuenta la pareja y el nivel de conocimiento que su entorno tiene respecto al tema de la donación. En este sentido, es aconsejable que la pareja haga partícipe a las personas de confianza de que están en tratamiento de reproducción asistida. Contar con el apoyo de las personas cercanas es positivo porque así se evita que la pareja soporte toda la responsabilidad de ser el único frente emocional con el que cuenta la otra persona. Además ayuda a normalizar la situación y evita el estrés de tener que estar ocultando y/o negando el deseo de tener un hijo o las visitas continuas a la unidad de reproducción.

¿Como se selecciona a las donantes?

La ley 14/2006 sobre técnicas de reproducción asistida establece que “los donantes deberán tener más de 18 años, buen estado de salud psicofísica y plena capacidad de obrar. Su estado psicofísico deberá cumplir las exigencias de un protocolo obligatorio de estudio de los donantes que incluirá sus características fenotípicas y psicológicas, así como las condiciones clínicas y determinaciones analíticas necesarias para demostrar, según el estado de los conocimientos de la ciencia y de la técnica existentes en el momento de su realización, que los donantes no padecen enfermedades infecciosas transmisibles a la descendencia.”

Cualquier persona interesada en donar acude primero a una visita informativa a la clínica en la que una enfermera le explica con detalle en qué consiste el proceso de donación. En ese primer contacto ya se recogen datos de anamnesis. En el caso de las donantes femeninas, si después de recibir toda la información sigue interesada en realizar la donación, se le cita para una consulta con el ginecólogo, una analítica y una entrevista con la Unidad de Psicología. El ginecólogo le hace una revisión ginecológica y una citología. También se le hará un hemograma y serología. Además, en el Instituto Valenciano de Infertilidad a todos los donantes se les realiza un estudio de cariotipo y de síndrome de X frágil. En la consulta con el psicólogo se recoge de nuevo la historia de la donante, antecedentes familiares y personales de trastornos mentales, motivación para la donación, hábitos de consumo de tóxicos, estabilidad emocional actual, problemas legales…Una vez que se tienen los resultados de las analíticas y el visto bueno de los diferentes profesionales implicados en su valoración, el departamento de enfermería encargado del programa de donación asigna las donantes a las receptoras en función de sus características físicas y las de su pareja, del grupo sanguíneo y de RH. La donación es totalmente anónima tanto para la donante como para los receptores.

¿Puedo contagiarme de alguna enfermedad de la donante?

El estricto control que se hace en el proceso de selección de las donantes hace imposible que el donante contagie alguna enfermedad a la paciente y/o a su descendencia.

¿Qué sabré yo de la donante?

La ley 14/2006 establece que la paciente o pareja que recibe una donación de gametos únicamente puede saber la edad y el grupo sanguíneo y RH de la donante. Esta información únicamente la podrá facilitar la clínica una vez que ya se ha realizado la transferencia.

¿Qué sabrá la donante de mí?

La donante no recibe ningún tipo de información a cerca del resultado del tratamiento que le han realizado. Es decir, nunca podrá enterarse de si la donación que ha realizado ha terminado en embarazo o no.

¿Como puedo saber que escogen la mejor donante para mí?

Una vez conocido el proceso de selección de las donantes, es muy importante que los pacientes confíen en la profesionalidad del equipo que les atiende y estén tranquilos en cuanto a la selección de su donante. Cualquier persona que cumpla con los requisitos que la clínica establece para poder realizar una donación de gametos y se adecue a las características físicas y grupo sanguíneo de los pacientes, es un buen donante para ellos.

Es importante que los pacientes que se someten a tratamientos con donación aprendan desde el principio que, sean cuales sean las características del donante, su hijo será único, como todos lo somos, tendrá la libertad de ser como quiera y ellos lo querrán y aceptarán tal como es, con independencia de cómo sea su donante.

¿Se parecerá a nosotros?

En cuanto al parecido físico, si bien es cierto que nuestras características fenotípicas van en los genes, existen otro tipo de características que modulan igualmente nuestra apariencia y que son aprendidas. Nos estamos refiriendo al tono y modulación de la voz, gestos, mirada, movimientos… Es muy frecuente ver a hijos que, teniendo la misma carga genética que sus padres, no se parecen a ellos físicamente pero sí en estos últimos rasgos a los que nos estamos refiriendo.

Por otra parte, ya hemos comentado que en la selección de la donante se tienen en cuenta las características físicas de la pareja. Muchos de nuestros rasgos físicos son muy comunes entre unos y otros. Cualquiera de nosotros conoce a personas que se parecen físicamente a otras con las que no tienen ningún parentesco familiar. No es de extrañar, y de hecho, nos consta que así ocurre, que a menudo a los hijos de parejas receptoras de gametos les encuentran parecido físico con el padre o la madre que no ha podido darle sus genes. Una vez que se ha asumido la donación y se es padre o madre, estas situaciones se viven con mucha más normalidad de la que uno pensaría en un principio.

¿Cómo será nuestro hijo?

Es inevitable pensar en el futuro de estos niños, intentar imaginar cómo serán, qué consecuencias tendrá para ellos el haber sido concebidos de una forma tan particular. Cabe preguntarse qué ocurre con su desarrollo psicológico, con su personalidad, sus emociones, sus comportamientos.

Los estudios aparecidos hasta la fecha para intentar dar respuesta a todas esas preguntas observan que las variables que intervienen en estas investigaciones son muy difíciles de controlar. Por otro lado, en muchos de los casos tendremos que contar con un factor de suma importancia, que es el conocimiento o el desconocimiento por parte de los niños de la manera en que fueron engendrados.
Es importante partir de la idea de que, sea como sea el niño, va a ser el hijo de una mujer o una pareja que lleva años deseándolo. Será como quiera ser y su familia lo recibirá y querrá tal cual es, al igual que cualquier otro niño nacido de un embarazo espontáneo deseado.

Cada vez son más las parejas que recurren a un tratamiento de reproducción con donación de gametos por diversas circunstancias. Una labor importante que tenemos, como profesionales de la salud, es concienciar a estas parejas de la importancia de la decisión sobre ser padres, más allá de las dificultades que puedan surgir en el camino. El deseo, los proyectos, y la ilusión con la que estos pacientes acuden a una clínica de reproducción difícilmente desaparecen al no haber una relación genética –total o parcial- con su hijo. Puede serles de gran ayuda conocer a otras personas que han pasado por su misma situación y que ahora disfrutan de haberla superado.

Escrito por . Publicado en Concepción e Infertilidad, Problemas y Tratamientos de Fertilidad

Tagged: , , , , ,

Sin Comentarios

Actualmente no hay comentarios sobre Donación y Recepción de ovocitos. Tal vez le gustaría agregar uno de los tuyos?

Deja tu comentario

Usted debe ser conectado para publicar un comentario.